Loading...

Alrededor de 500 recicladores adelantan plantón frente a la UAESP

BOGOTÁ 28 ABR 2016 - 9:52 AM

Alrededor de 500 recicladores adelantan plantón frente a la UAESP

Un grupo de recicladores realiza este jueves un plantón frente a la Secretaría Distrital de Hábitat y a la Unidad Administrativa de Servicios Públicos (UAESP) en busca de soluciones ante el supuesto incumplimiento de pagos por parte del Distrito, según denuncia Silvio Ruiz, coordinador gremial de la Asociación de Recicladores de Bogotá.
Por: Redacción Bogotá
Un grupo de recicladores realiza este jueves un plantón frente a la Secretaría Distrital de Hábitat y a la Unidad Administrativa de Servicios Públicos (UAESP) en busca de soluciones ante el supuesto incumplimiento de pagos por parte del Distrito.

Mientras crece basura, rellenos se acercan a su recta final


De no tomarse acciones el pronóstico es preocupante: desastre ambiental y de salubridad. ¿Cuánta vida útil le queda a sitios de disposición en Antioquia? Este es el panorama:

Protesta de los recicladores en Bogota por no recibir el pago

video


Protesta de los recicladores de Bogota por no recibir el pago por la recuperación de materiales.
Esta protesta se realizo frente al edificio de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogota.
El gerente de la empresa del Acueducto recibió a una comisión de lideres de los recicladores y
 se comprometió a pagarles cada mes y cumplidamente. ademas se  comprometió tambien en pagar los meses atrasados que se les debe a los recuperadores de Bogota. 

El Valle tendrá parque tecnológico para el tratamiento de sus residuos

El manejo de material residual de las organizaciones empresariales, de clínicas y hospitales dejarán de ser un problema para el medio ambiente en el Valle del Cauca.
A  finales de este mes se pondrá en marcha el nuevo Parque Tecnológico Ambiental que operará en jurisdicción del municipio de Yumbo, obra que desarrollo el Grupo Soluciones Ambientales para Latinoamérica (Sala).
 Dicho parque contará con una planta para el aprovechamiento de residuos industriales, que aplicará una metodología llamada  Blending.
“Dicha alternativa  permite el aprovechamiento de hasta 600 toneladas de residuos con poder calórico al mes, que sustituyen los combustibles tradicionales en procesos industriales como el del cemento, lo que se traduce en menor consumo de combustibles fósiles y un mayor impulso a distintos sectores productivos”, informó Jhon Jairo Martínez, director Comercial y de Regulación del Grupo Sala.
Sala es una organización  económica con más de 20 años de experiencia en los sectores públicos de agua, saneamiento básico y residuos peligrosos. Su sede principal está en Bogotá. 
“Recogemos más de 700.000 toneladas de residuos sólidos”, dijo Martínez.

Menos riesgo biológico

El Parque además contará con una tecnología  para la desactivación por microondas de residuos con riesgo biológico, como es el caso de residuos hospitalarios, conocida como Ecosteryl, “un proceso en el que los residuos pierden sus componentes peligrosos para el ambiente y la salud humana”, añadió el ejecutivo.
Con esta tecnología que llega al Valle del Cauca se asegurará una mejor gestión ambiental de clínicas y hospitales, sin emisiones, sin consumos de agua y con bajos consumos de energía.
 El Parque Tecnológico Ambiental será inaugurado el 28 de abril en la zona industrial de Yumbo con la presencia del ministro del Medio  Ambiente y Desarrollo  Sostenible, Gabriel  Vallejo López. También asistirán delegados del gobierno Departamental y de la Alcaldía de Yumbo. El  Parque  demandó  una inversión del orden de los  $4.500  millones.
“Con este nuevo Parque Ambiental buscamos revolucionar la manera como hasta hoy, las empresas y el sector de la salud manejan sus residuos y cumplen con el ambiente.  Es nuestro objetivo convertirnos en su aliado ambiental, brindándoles una asesoría completa y del más alto nivel que les permita concentrarse en sus negocios y en los pacientes, mientras nosotros nos encargamos de cumplirle al medio ambiente”, sostuvo  Martínez.
El Parque será operado por la empresa Soluciones de Saneamiento Ambiental (SAAM) y el apoyo comercial de Tecniamsa. Las dos empresas hacen parte del Grupo Sala.
Además de residuos sólidos, la organización también maneja residuos peligrosos. En esta parte brinda asesoría para la gestión integral de residuos peligrosos y especiales a través de celdas de seguridad, hornos de incineración y tratamiento térmico. 
En cuanto a agua y alcantarillado labora con operadores especializados en mejora sostenida de indicadores de operación, extracción y análisis de agua de pozos profundos en varios departamentos.

¿Qué es Sala?

 
Es la organización  que desarrolló la planta de residuos.
Ofrece  soluciones ambientales con un enfoque de desarrollo ambiental
 
Los servicios   incluyen  barrido y tratamiento de residuos urbanos y peligrosos y  servicios de acueducto.


A finales de este mes se pondrá en marcha este nuevo parque que operará en jurisdicción del municipio de Yumbo. Inversión fue de $4.500 millones.

En jurisdicción de Yumbo operará la planta de residuos que será inaugurada el próximo 28 de abril por el ministro del Medio Ambiente, Gabriel Vallejo. Foto: Elpais.com.co | Archivo

Basura: Los recicladores de Bogotá luchan por la justicia


Conoce la historia de Nohra Padilla, directora de la Asociación de Recicladores de Bogotá, cuyo trabajo ha inspirado a movimientos de recicladores urbanos en otros países como Ecuador, Argentina y Sudáfrica.

GLOBAL IDEAS

Basura: Los recicladores de Bogotá luchan por la justicia

Antes marginados y excluidos de la recogida de materiales reciclables de las calles de la ciudad, ahora los recicladores de Bogotá están protegidos constitucionalmente y son un modelo para otros recicladores en el mundo.
Nohra Padilla tenía 7 años cuando empezó a trabajar al pie de un vertedero municipal de la capital colombiana. Cada día, filtraba montañas de basura para encontrar plástico, metal y otros materiales desechables para vender, contribuyendo a lo que se había convertido en el modo de subsistencia de su familia que huyó de la violencia de la Colombia rural.
Cuando el vertedero cerró, la familia Padilla, al igual que otros recicladores, llevó su trabajo a las calles de la ciudad, pero se enfrentó diariamente a la discriminación. El gobierno de Colombia favoreció a las grandes empresas que consideró más eficaces e higiénicas aunque menos respetuosas con el medio ambiente. Se aprobaron una serie de leyes prohibiendo la recogida particular de residuos.
En 1991, Padilla y otros recicladores de la comunidad formaron la Asociación de Recicladores de Bogotá (ARB) para protegerse y luchar por el reconocimiento legal que ganaron tras una emblemática batalla legal, en 2013.
“Después de 30 años de organización y de trabajo para el reconocimiento, los recicladores son reconocidos como trabajadores y con derechos iguales a los demás”, dice Padilla, ahora con 49 años y directora de la ARB.
En 2013, Padilla recibió el premio medioambiental Goldman, el mayor premio internacional de activismo medioambiental.
Desde que ganaron el caso, los recicladores registrados en la ciudad cobran cada dos meses por cada tonelada de material recolectado, en los centros de pesaje autorizados. También se les permite vender la basura en el mercado abierto. Por estos motivos, muchos han duplicado o triplicado sus ganancias.
Los beneficios obtenidos por los 21.000 recicladores de Bogotá, dice Padilla, los han convertido en un modelo para otros recolectores de basura alrededor del mundo. Según las estimaciones del Banco Mundial, alrededor del 1 por ciento de la población urbana se gana la vida con este trabajo.
Los recicladores a menudo viven en la pobreza extrema con pocos o ningún derecho laboral y sin embargo juegan un papel clave en la economía y ayudan al medio ambiente.
Una contribución no reconocida
En Bogotá, una megaciudad que crece rápidamente y que cuenta con unos 8 millones de personas, los recicladores recogen cerca de 1.200 toneladas de residuos diarios, según un estudio de caso del 2015. Estos desvían los materiales reciclables fuera de Doña Juana, el único vertedero de Bogotá y que se encuentra casi copado, a los centros de reciclaje de la ciudad.
Los recicladores suministran un flujo constante de materiales a las empresas colombianas. Por ejemplo, los recicladores venden las botellas de agua a empresas, donde a veces son usadas para producir productos similares o incluso pantalones vaqueros u otras vestimentas.
Además de ayudar a la economía, esto también reduce las emisiones de gas de efecto invernadero, reduciendo la basura y evitando de la explotación de materiales brutos.
“La experiencia que tenemos de otros países en vías de desarrollo es que sin los recicladores el reciclaje no prospera porque los sistemas en marcha no pueden salir adelante”, dice Sonia Maria Dias, socióloga y especialista en residuos de Brasil.
En muchos países en vías de desarrollo los materiales reciclables van a parar a las incineradoras, contaminando el aire, lo que “no tiene sentido” dice Dias. La mayoría de los residuos domésticos producidos en el hemisferio sur es orgánico o reutilizable y no necesita ser quemado, añade.
La quema de materiales reciclables como el plástico puede emitir dioxinas, un cancerígeno que permanece en el medio ambiente durante largos periodos de tiempo. Los materiales no reciclados pueden terminar también en el agua o en hábitats naturales, amenazando la biodiversidad.
'Agentes medioambientales'
Mientras el gobierno y el público han empezado lentamente a reconocer esos beneficios medioambientales y económicos, la organización ha cambiado la manera de verse a si misma.
La ARB ofrece formación a sus miembros sobre los estándares técnicos y de seguridad. También lleva a cabo seminarios de liderazgo, particularmente para las mujeres, quienes representan el 31 por ciento de los recicladores en Bogotá.
“La ARB ha dado a los recicladores una nueva percepción de si mismos: tu no eres un solo reciclador, eres un agente medioambiental y también un proveedor de un servicio público”, dice Federico Parra, coordinador del programa de recicladores para América Latina de la Red de Mujeres en Empleo Informal: Globalizando y Organizando (WIEGO, por sus siglas en inglés).
Sin embargo, los recicladores tienen que luchar para conservar los logros obtenidos en 2013. Recientemente, los recicladores de la ARB tomaron las calles de Bogotá para protestar contra las propuestas del nuevo gobierno municipal para eliminar el actual sistema de recolecta de residuos por uno más avanzado tecnológicamente. Los recicladores ganaron.
Planes de futuro
Ahora la ARB, una de las varias organizaciones de recolecta de residuos en Colombia, también se enfrenta a los poderosos intereses económicos. Padilla ha recibido amenazas por teléfono y físicos con ataques de hombres armados. También le robaron su ordenador y documentos de identificación.
Sin embargo, la ARB convenció al gobierno colombiano de adoptar un sistema de gestión de residuos que incluye a los “recicladores” y está trabajando con 12 ciudades en Colombia con el objetivo de implantarlo. También ha inspirado a movimientos de recicladores en países como Ecuador, Argentina y Sudáfrica.
Los críticos siguen considerando a los recolectores de residuos un modelo anticuado que debería remplazarse con las nuevas tecnologías modernas.
Pero las nuevas tecnologías pueden ser bien utilizadas y tener un impacto medioambiental mínimo, dice Padilla.
Por ejemplo, los recicladores en Bogotá ahora tienen planos oficiales que usan para examinar cada esquina de la ciudad en busca de la preciada basura empujando una carretilla llamada zorro. A diferencia de los modernos camiones de basura, tales carretillas no contaminan, aunque la ARB usa algunos camiones de basura.
“La acción de los recicladores es una tecnología social que impacta el medio ambiente de manera más altamente positiva que otras”, dice Padilla.

Llantas usadas en Bogotá serán utilizadas como combustible alternativo


El Distrito recolectará llantas que serán utilizadas como combustible alternativo en los hornos cementeros de Argos.